tormentxs

tormentxs

Hoy hemos terminado la tercera pica. Ha sido ardua labor.

Las pasadas lluvias llenaron de agua los potes de la resina. Ha sido necesario vaciar pote a pote. Así, siendo cada pica un tiempo de exigente energía, esta ha sido especialmente intensa (unos 12.000 gestos “a mayores”).

Vaciar el agua, dado que la resina presenta muy diferentes viscosidades desde oleosa a cristalizada, se convierte en una pesadilla.

Procurar retirar el agua sin que la resina caiga al suelo… y ver que alguna resina se pierde…

En ocasiones no queda otra que soltar el hacha y agacharse a coger un palo o una seroja para conseguir que la resina se quede en el “cacharro”.

Además algo de agua salpica y añade penosidad a la tarea. Nos hemos visto con calzado y pernera del pantalón empapados.

A la dureza física de la tarea se suma la dureza psicológica. Duele el corazón al ver caer al suelo resina… y sabemos que es importante solucionarlo no sólo bien, sino rápido, eficazmente.

Y con el clima volviendose-nos locxs! Ha seguido haciendo frío por las noches, pero lo más significativo en el pinar ha sido la sensación de pesadez por las tormentas. Qué semana climática la semana pasada!

El lunes, después de todo un día caluroso y húmedo de tormenta laborando en el bosque, a media tarde nos llovió. Lo peor que nos puede pasar en la semana de pica. estábamos re-matando el día y el rodal del Couso, que también llaman Matafanales…

Drama, acabar así de mal el día en un entorno de cuento, porque con lluvia no es posible picar, no permite que el estimulante ácido actúe como debe, pudiéndose dañar la cara. Lo contamos en la anterior entrada mete oro.

En resumen: 3 picas y 2 de ellas vaciando cacharros (si bien en la primera, como no había resina, fue mucho más leve). Y, por si no teníamos bastante… moscas y tábanos enriqueciendo la experiencia! 😉

Así,como “titular” granjero final: ha sido lo que se dice una semana “durilla”.

Como toda cruz tiene su cara estos días la naturaleza nos regala espectáculos en los cielos de Tabuyo.

 

Nota mental: Matafanales
Desconozco qué significa el nombre. Deduzco, conociendo el terreno, que mata se refiere a un lugar de labor con pendientes pronunciadas, cuesto, pindio, con cuestas… Un lugar que es “matador” ir a laborar, en definitiva!!

En el bierzo existe un paraje en el pueblo de Rimor llamado Matalasmozas, con el mismo carácter de sitio costoso de cultivar, por un acceso muy pendiente.

¿Ando encaminada o muy desencaminada, filologxs?

 

mete oro

mete oro

Tras una semana calurosisima, vivimos otra en la que se manifiestan meteoros aéreos, acuosos y luminosos abundantemente.

Ventea, llueve, nieva, vemos arcoíris… la sensación es plenamente otoñal en ambiente y temperatura. La desmienten la exuberancia y verdor de vegetación y flores.

En el diccionario académico meteoro o metéoro:

(Del lat. meteōrus, y este del gr. μετέωρος, elevado en el aire).

1. m. Fenómeno atmosférico, que puede ser aéreo, como los vientos, acuoso, como la lluvia o la nieve, luminoso, como el arco iris, el parhelio o la paraselene, y eléctrico, como el rayo y el fuego de san telmo.

(He ido a la wikipedia a recordar que es el fuego de Santelmo y decidido que me gustaría verlo en vivo… que espectacular! lo apunto en la lista de deseos viajeros meteoro=logícos junto a la Aurora Boreal!)

Dando una vuelta a la palabrita: mete oro ¿oro? ¿meté oro? ¿trae oro? riqueza = buenas cosechas?? hummm.

La advertencia de “hasta el 40 de mayo…” es archiconocida ¿ingenuo entonces asustarse por el clima en este mes?

Además, siguiendo con la sabiduría popular, en muchos refranes (por ejemplo en refranero castellano.com) se habla de la bondad de las lluvias en mayo. Planificando y realizando las labores a tiempo prudente… qué otra cosa se puede hacer con el clima que aceptarlo como es y darle la bienvenida??!! 🙂

lluvia fria 22 mayo

Con todo, estos días miramos mucho al cielo y en algún momento se escuchan en la granja quejas y maldiciones…  las ancestrales, las que millones de campesinxs expresan cuando los meteoros interrumpen las labores y no parecen propicios a las cosechas.

La lluvia es en este momento un grave inconveniente en el cultivo de la resina. Detiene las labores porque cualquier tarea en el exterior se dificulta mucho. Con lluvia no es posible picar, no permite que el estimulante ácido actúe como debe, pudiendose dañar la cara.

En la granja no teníamos tarea de pica esta semana y no sufrimos este inconveniente. Si que sufrimos este otro: cuando el pote se llena de agua la resina que cae flota sobre ella y se desliza fuera del cacharro, al suelo, perdiéndose.

pote y agua de lluvia

En la huerta la lluvia es bienvenida. La tierra estaba, pese a lo llovido en abril, muy seca. Tanto que el agua que ha caido esta semana, pareciendo bastante, no llega a calar en profundidad o quizá el viento la evapora enseguida… porque la tierra sigue estando seca.

Es la nieve en los altos y el viento que corta como un cuchillo lo que estorba estos días a los cultivos en la huerta-jardín. La helada de la que San Isidro volvió a ser amigo este año, afectó un algo a las patatas y se llevó por delante a los pocos aventurados tomates que plantamos como avanzadilla primaveral, y que, aun protegidos con ramitas y hojas a modo de sombrajo, no pudieron resistir tanto frío.

Varixs vecinxs campesinxs de los mas impacientes han visto helarse patatales, judias, tomates…

Miramos el cielo porque, si bien esta semana las temperaturas nocturnas se han templado, tememos la helada tardía que la nieve, que bajó estos días hasta el pico Sanguiñal y está presente en el Teleno, pudiera presagiar.

En la huerta de lejos (en la foto), con la crecida del regato, entró agua por un par de sucos de cebollas y debemos preparar una compuerta que impida la inundación. Calabazas y calabacines resisten por el momento la helada y unos rabanitos asoman afrontando el frío, en la huerta de cerca. Su “bancal” está muy cerca del seto y en él abundan materiales como ramitas y cortezas de pino.

Haciendo gestiones en la ciudad, preparando manufacturas para los mercados locales de las próximas fechas… quehaceres hay siempre y nunca el tiempo es perdido.

Mirando al cielo me pregunto si es posible ser campesinx libre de la angustia meteorológica que puede dar el temor de la pérdida de las cosechas.

clavado

clavado

Clavar consiste en colocar en el lugar conveniente los elementos necesarios para recoger la miera, la resina cuando sale del pino. Se realiza una vez que hemos retirado la parte gruesa de la corteza, la roña, en una primera labor llamada roñado.

Al clavar concluimos las tareas preparatorias y llegado el tiempo, podemos proceder a realizar la “pica” y empezar así la recogida de la preciosa resina.

Es labor de mucha importancia porque de ella depende que el resultado de la energía puesta en todas las demás sea el deseado.colocando pote. La herramienta se llama media luna o cambón

 

Los recipientes utilizados hasta que llegó el plástico eran de barro y en la zona del Teleno, muy barrera, abundaban lxs artesanxs que sabían manufacturarlos. Como prueba del carácter alfarero del lugar, permanece la toponimia en pueblos como Torneros de la Valdería y es posible encontrar todavía en el bosque potes de barro rotos y también enteros.

Una de las escasas modernizaciones del oficio es el uso actual de potes de plástico diseñados al efecto y fabricados por gigantes de la petroquímica. Más “prácticos” que los potes de barro a la hora de dar facilidad a la recogida… y caros para lo que son y traídos de muy lejos… un sueño sería volver al uso de los potes tradicionales y así contribuir a recuperar la alfarería en la zona.

Los otros dos elementos necesarios son una “hojalata” (chapa metálica) con forma de V abierta para ayudar a sujetar el pote y para recoger la resina y una punta sin cabeza.

Cuando es necesario se colocan además “medias” hojalatas a un lado o a ambos del lugar de caída de la resina, la “cara”.

clavado

Tradicionalmente se llevan las hojalatas, puntas y demás materiales en cajones de madera pintados de colores vivos, rojo, verde… que además proporcionan la utilidad de, encaramándose a ellos, poder alcanzar unos centímetros más arriba. Nosotrxs preferimos renunciar a esta ventaja y usar cintos de los que llaman de “encofradorx”, resistentes y con bolsillos grandes, porque sentimos que llevamos el peso (que al inicio del día es bastante) con mayor comodidad. Inconvenientes de los cajones nos parecen su peso extra y el que como se llevan en la mano, hacen inevitable una posición forzada de la espalda, con sobrecarga en uno de los lados del cuerpo. Además llevarlos supone agacharse a recoger el cajón en cada pino (docenas de veces extra por día).

Las herramientas utilizadas son la media luna o cambón y una maza de madera.

Empezamos diciendo que el clavado es labor de mucha importancia porque de él depende que el resultado de la energía puesta en todas las demás sea el apetecido: la recogida de la preciosa resina.

Es claro que nada hay más triste que ver, por un clavado defectuoso, como la resina cae al suelo y se pierde así todo lo hecho. Todos lxs campesinxs procuramos evitar a toda costa pérdidas en la cosecha!!

Y algunas veces nos quedamos en el intento! porque cada pino es diferente y por tanto el clavado requerido también lo es… y hay pinos muy retorcidos! 🙂

Hay muy diversas circunstancias posibles: algunos pinos están muy inclinados y la  fuerza de la gravedad atrae a las gotas de resina muy lejos del tronco. Entonces es posible valerse de trucos como utilizar recipientes de boca más ancha (platos) o el que utilizamos en la granja: colocar el pote más cerca, más arriba. También podemos elegir dejar sin cultivar los pinos demasiado inclinados. Otros pinos están inclinados “en costilla”, con la cara resinera arriba. Los pinos gruesos y grandes que han sido resinado en anteriores genera=acciones, pueden presentar “verones”, cicatrices de la resinación que complican el clavado…

Así, en esta labor me parece que hay una parte de lógica y de observación de la ley de la gravedad, otra parte de conocimiento de los pinos y del comportamiento de la resina (que da el “oficio” y “experiencia” y el ensayo-error) y… alguna parte de suerte!! porque la viscosidad de la resina es variable, porque una pequeña irregularidad en la madera puede cambiar la trayectoria prevista, por la dificultad de valorar todos los parámetros implicados, que hace fácil el error…

Así, esta labor, a mi entender, resulta tremendamente repetitiva dado que el mismo proceso básico se realiza en cada pino y en cada jornada estamos ante más de 100 pinos… siendo a la vez muy creativa, porque no hay una única solución posible y las formas y estilos de clavado son diversos.

juego pinos

Nos resultó curioso (y por eso lo narramos aquí sin valorarlo, únicamente como dato) saber por boca de resinerxs veteranxs que, en tiempos, en algunas familias resineras repartían las tareas así: las mujeres roñaban y los hombres clavaban.
Para quienes no habéis probado la experiencia, aclaro que el roñado resulta respecto del clavado, sin duda, una labor más física que realizan con más facilidad las personas con fortaleza y más penosa porque se realiza en condiciones pulverulentas.

Cosas curiosas de la Vida, también de la vida rural!

ya está! en el cultivo de la resina, finalizadas las labores de roñado y clavado

ya está! en el cultivo de la resina, finalizadas las labores de roñado y clavado

esquema labores de la resina

Ayer cayó la última chincheta. Está hecho. 🙂

En este esquema de cultivo cada chincheta representa 400 pinos que, como se puede ver, están distribuidos en 3 “huertos”, que en el lenguaje del monte llamamos “rodales”.

Nos sirve para ir visualizando el desarrollo de las labores, el cumplimiento de la planifica=acción y los avances logrados.

Como este cultivo tiene características muy peculiares, por lo desconocido que es y porque se realiza en el bosque, compartimos aquí los detalles y cifras de las labores que vamos realizando y deseamos que estos datos sean útiles para la valoración de este oficio precioso, el de resinerx.

Nuestra intención es compartir en este blog qué es y como se realiza cada labor. Es posible encontrar más informa=acción visitando la entrada sobre el roñado y los contenidos publicados sobre la resina. La intención es añadir contenidos sobre el clavado y la pica, labor que iniciaremos cuando la climatología la permita.

Colocaremos de nuevo chinchetas en el dibujo de los rodales, representando los pinos. Ahora pondremos una chincheta por cada 1.000 pinos, porque la realización de esta labor requiere, fundamentalmente, caminar mucho. Requiere recorrer, uno a uno, de nuevo, los 12.000 pinos y la meta es hacerlo en el plazo de una semana.

En una cuenta rápida: 12.000 pinos x 8 metros de distancia media entre pinos = 96 kilómetros en una pica, en una semana.

El objetivo es realizar 13 “picas”, así que, redondeando a 100 kms por pica (se camina alguno más, en desplazamientos diversos) las gentes de labor de la granja tenemos 1.300 kilómetros para recorrer, hasta octubre, en el bosque.

De verdad que no “necesitamos gimnasio”! 🙂

Con la técnica de pica actual, es preciso volver a laborar a cada pino cada 14 días. Así, nuestra agenda hasta que finalice la temporada del cultivo de la resina, está muy completa y organizada en semanas claramente diferenciadas: 1 semana de pica (en la que seguimos atendiendo todos los cultivos, los animales…) y una semana para dedicar centradamente a las otras labores y para descansar.

Como adelanto de informa=acción sobre la pica, que iniciamos próximamente, comparto foto de las herramientas utilizadas, que estamos poniendo a punto estos días y que diseñan y manufacturan en  talleres miguelañez, en Fuentepelayo, Segovia.

Los mecánicos de este taller singular son ellos mismos resineros y están continuamente innovando e inventando herramientas que faciliten el oficio. Este año estrenamos un hacha modificada, el modelo de la izquierda, todavía con el corte protegido por el embalaje, que esperamos que nos aligerará la dureza de la labor.

hachas de picar

Empiezan las épicas semanas de pica!! que se nos dé bien a todxs lxs resinerxs del mundo! qué logramos buenas cosechas!

 

co=opera=acción y pinos

co=opera=acción y pinos

Encuentro pinos en el símbolo internacional de las cooperativas. Se puede leer en la wikipedia pinchando en el dibujo:

“El árbol del pino se consideraba en la antigüedad como símbolo de inmortalidad y de fecundidad, era respetado por su capacidad de supervivencia en las tierras menos fecundas y la sorprendente capacidad de multiplicación“.

Para los japoneses, por ejemplo, el pino es símbolo de constancia, salud, longevidad, fuerza de carácter y silencio, este último tan importante en el crecimiento espiritual. Para ellos el pino es fundamental en la estética y el carácter de sus jardines.

Los dos pinos significan que se necesita más de 1 para que exista cooperación. Ser del mismo tamaño significa el crecimiento en la igualdad. El color amarillo representa al Sol.

Vivo entre pinos y los aprecio mucho. Estos rasgos de capacidad de supervivencia de multiplicación caracterizan a lxs vecinos del bosque: pinos, brezo, setas…

Me ha encantado descubrir que los pinos re-presentan la co-opera-acción!

logo pinos cooperativ-ismo

lluvia y tesoros resineros

lluvia y tesoros resineros

Llueve y llueve y llueve.

Hoy encontramos tesoros de informa-acción resinera.

Visitamos el blog de los  amigos del patrimonio de vallelado, saltando llegamos a vallelado.net y encontramos artículos sobre la resina en “la villa, la revista de cuellar” que realizan en la comunidad de tierra y villa antigua de cuellar, en Segovia.

Pinchando en la foto es posible acceder a un interesantísimo artículo de ángel fraile de pablo sobre la importancia y utilidades del pino:

Corteza_pino__Negral_small

Y pinchando en esta otra fotografía, enlace a otro artículo del mismo autor con el título ¿qué fue de lxs resinerxs?

pino resinero

También encontramos la página en facebook de resina de pinus. Este blog portugués contiene interesantísima informa-acción resinera. Pinchando en la fotografía es posible acceder al blog y en él a datos y fotografías muy interesantes sobre este cultivo en todo el mundo, precios de la resina, historia…

amberroom02

Las tres últimas fotografías, que acompañan la informa-acción resinera, las tomo de los sitios virtuales citados. Muchas gracias!

 

trementinaires, mujeres que se echaban al mundo

trementinaires, mujeres que se echaban al mundo

Una muy buena historia de la resina es la de las trementinaires, trementineras.

dibujo tomado de la página del museo de las trementinaires

dibujo tomado de la página del museo de las Trementinaires

Su historia, herramientas y conocimientos se conservan en el museo de las Trementinaires, en Tuixent, en el prepirineo catalán.

En el escarabajo verde han hecho un vídeo que cuenta la historia de estas mujeres que “se echaban al mundo” y viajaban, la mayoría de las veces a pie, provistas de conocimientos, de hierbas medicinales de la montaña y de la preciosa trementina.

Recorrían desde el valle de la Vansa y Tuixent hasta la costa catalana.

Es posible ver el vídeo pinchando en este enlace:

vídeo del escarabajo verde sobre las trementinaires

Sobre la trementina, que se obtiene de la resina, entramos esta informa-acción en la página del museo de las Trementinaires

Trementina2

museo de las trementinaires

Y sobre los remedios que estas mujeres portaban en sus fardos y ofrecían a sus vecinxs también es posible encontrar informa-accion en la página del museo. Los nombres de las hierbas y remedios muy sugerentes: oreja de oso, corona de rey, te de roca, hierba de las piedras…. más informa-acción pinchando en la foto.

 

 

nevada primaveral e informa-acción resinera

nevada primaveral e informa-acción resinera

Hace un frío que pela!
la predicción meteoro-lógica se cumplió y hemos amanecido de nuevo con estampa nevada.

El viento sopla muy fuerte, corta como un cuchillo y derribó el equilibrio de piedras.
El sol brilla desde primera hora… y no calienta.

Así luce el entorno nevado

En la huerta también la nieve hace sus milagros.

Como la climatología impone el refugio en torno al fuego, anciano pino resinerodisfruto en este día de descanso haciendo cuentas ¿cúantas labores realizadas en la granja en las primaverales y gozosas semanas pasadas?

Escribo, edito… y registro datos resineros que me parecen casi increíbles!! 170 km recorridos en el bosque, 6,5 km de cara de corteza de pino “roñadas” que hacen una superficie de 1.105 metros cuadrados, 121.000 golpes de la maza en el “cambón”

Como la resina es un cultivo en el sensible espacio del bosque, me gusta empezar hablando de la sostenibilidad. Muestro en primer lugar esta fotografía de un anciano pino resinero. Es un hermoso vecino cercano. Vive a unos 300 pasos de la vivienda de la granja, en el lindero del bosque y las inmediaciones del “poli”deportivo de Tabuyo del Monte. Muestra su enorme envergadura, su vigor y también las retorcidas cicatrices de haber sido resinado desde años remotos y con técnicas antigüas.

Ahora de nuevo es resinado y su resina recogida. Nos parece que se alegra de seguir vigoroso y útil! a nosotrxs nos alegra enorme-mente!

Pinchando en la foto es posible visitar la página sobre la resina en este blog y acceder a más contenidos sobre este cultivo en la granja y a la explica-acción de la sostenibilidad de este cultivo en el bosque.

Haciendo cuentas resineras, hemos calculado que en los días pasados colaborando en el bosque:

A una media de 8 metros de distancia entre pinos, lxs gentes de labor de la granja hemos recorrido unos:

8.000 pinos x 8 m = 64 kms.

Como las labores necesarias han sido en algunos rodales 2 (reclavado en dos fases) y en otros 3 (reparto de potes, roñado y clavado) calculamos que (entre 128 y 192):

habremos caminado +-170 km… y bastantes de ellos en pendientes pronunciadas!

A esto podemos añadir las labores realizadas en cada pino:

La superficie “roñada”, la corteza de pino limpiada (para más detalles es posible visitar en este blog la entrada roñado) calculamos:

1,5 m por pino (roñado de primer año)

x

4.000 pinos

= 6 kilómetros

A esto se añade la superficie roñada en los rodales con pinos de segundo año, groso modo ¿0.5 km más?

Totales en distancia “roñada”: 6,5 km

Y siendo la anchura mínima 12 ctms y la máxima 20 ctms, en un cálculo de 17 ctms. de ancho de roñado:

6,500 m x 0.17 =
1.105 metros cuadrados de superficie de corteza de pino roñada

En cuanto a la labor de clavado, resumo aquí en qué consiste porque todavía no tenemos en el blog informa-acción sobre ella. La intención es, muy pronto, compartir todos los datos:

Consiste en colocar hojalatas y un pote que permiten recoger la resina.

Se realiza con una herramienta llamada cambón y una maza de madera.

Se requieren varios golpes de maza en cambón en cada pino y pueden ser más o menos en función de variables como la inclinación, el grosor, la existencia de “verones”… de éste.

Calculando “groso modo” y en cifras personales (cuanto más fuerza podemos desempeñar con el cuerpo, menos golpes necesitamos):

7 golpes para la “entera” (creo que me quedo corta… si la maza es demasiado ligera es posible necesitar incluso más golpes!!), 5 golpes por cada “media” y a una media de 4 “medias” por pino (creo que no exagero, hay pinos muy retorcidos!!! 🙂

esto hacen: 7+(5×4)=

27  golpes con la maza en el cambón por pino

x

4.000 pinos

= 108.000 en los rodales de primer año

A esto podemos añadir la labor en los rodales de segundo año:

calculando groso modo… unos 1.000 pinos reclavados?

x la mitad de golpes habitual (porque se clava a un año)

13

x

1.000 =

+- 13.000 golpes mas

totales: 121.00 golpes con la maza en el cambón

A esto se añade la colocación de las hojalatas una a una, el clavado de la punta que sostiene el pote….

Todos estos datos son revisables y los compartimos con el deseo de que puedan ser de utilidad a lxs personas y colectivos resinerxs.

También a las personas y colectivos en general para la mejor comprensión de este cultivo, que nos parece un maravilloso y muy desconocido recurso.

 Y, especial=mente, para la valoración de este oficio que se perdió y ahora se recupera como forma de autoempleo y asentamiento de personas y familias en los pueblos.

Muchas gracias por el interés en la resina!

Es posible contactar con la granja para la co-labor-acción resinera. Estamos interesadxs en particular en la innovación en la transformación de la resina, en sus usos medicinales y para la autoconstrucción (barnices, colas…)

en la luna… y en el lado oscuro de la luna

El martes 18 de febrero de 2014 un poco antes de las 9:00 a.m. la luna se ponía así  tras el Pico Sanguiñal.

En duro contraste, con la naturaleza ofreciendonos  a manos llenas regalos de amaneceres en tecnicolor, mañanas vigorizantes de colores brillantes, medios días soleados aptos para lagartijear, tardes ventosas y tardes apacibles y largas noches… en la granja andamos reviviendo pesadillas de miseria humana.

Llega otro sobre certificado con el mensaje “no hay ayuda”. Si no he perdido la cuenta, es el sexto sobre. El mensaje siempre el mismo. Increible pero cierto: no hay ayuda pública para afrontar las pérdidas habidas en el incendio. Árboles, labores, resina, herramientas… saldremos adelante por nuestros propios medios, sin ayuda.

Si podemos. Si lo logramos.

Si o no, si se nos ocurre encender la tele seguiremos viendo a l+s representantes public+s decir palabras acerca de lo necesari+s que son l+s “emprendedor+s”, de apoyo, de vuelta a los pueblos, de que “hay que…” para crear empleo, para contribuir, para… vivir.

Y hasta es muy fácil que les pueda ver aquí, a l+s representant+s públic+s, en vivo y en directo, cuando vuelvan para hacerse la foto el día del árbol o cualquier “día”… y recontar sobre los millones de € públicos que destinamos a los bosques… ¿a los bosques? querrán decir a las grandes empresas concesionarias y gestoras de los aprovechamientos muchimillonarios del patrimonio y los bienes pú-bli-cos. Señoras y Señores. Nuestr+s. De tod+s.

Y qué hago? me encorajino y les digo cuatro frescas? consigo algo con ello? no creo.

Me quedo en casa a las tareas, sí, si quiero vivir. Porque ningun+a representante se ha presentado todavía a co-laborar con nosotr+s y lo que mis manos no hagan no cabe esperar que lo hagan las suyas.

Ahora bien, mi hoy grito: que dejen hacer. Es que ni eso. Ni hacen ni dejan hacer.

Quiero una solución y hoy quiero DI-SOLUCIÓN. Quiero que se disuelvan las cortes, el gobierno, la des-unión europea, las ccaa, las diputaciones provinciales, los consejos comarcales, los sindicatos, las monarquías… quiero un Otoño de hojas secas desprendiéndose y una Primavera de hojas nuevecitas y frescas respirando Vida.

¿Quiero que quede algo?
Si, quiero Juntas Vecinales.
Si, quiero que l+s profesional+s (tu, yo, nosotr+s) sigamos haciendo alimentos, viviendas, haciendo funcionar hospitales, escuelas, comunicaciones…. y  las millones de cosas necesarias como sabemos hacerlas y mejor cada día… de una buena vez sin que l+s mal llamad+s “polític+s” estorben y distraigan y deriven los recursos a las manos de un+s poc+s a base de sus-traer-los de las manos a quienes l+s co-creamos.

Hoy quiero que se vayan a la mierda. Eso es lo que tengo para decir y lo siento.
Que dejen de estorbarnos vivir como queremos, que es bien y nada más y nada menos.

Que ahora nos toca escribir sin esperanza al Ministro de Agricultura y no-sé-qué-más. Que el convencimiento que tenemos de que lo pedido es justo nos deja un único camino: seguir a-pelando o co-mo-se-di-ga mientras nos quede un julio de energía. Que hay un cuento viejo, de david y goliat… y que quien habla, palabras dice.

Y que si este es el calvario-pesadilla que la Vida quiere que juguemos, vamos a jugarlo, que peinamos canas y estamos aquí para eso.

¿Por qué esta entrada está en la categoría de “buenas noticias”? porque tenemos todas las de ganar: Nosotr+s estamos viv+s y los papeles burocráticos son cosas sin vida, artefactos pomposos y empantanados y ponzoñosos que no valen ni para… :O

A la mieeeeerda!

roñado

roñado

La primera labor en el cultivo de la miera (la resina cuando está fuera del árbol) es el roñado.

Pinchando en la palabra es posible ver un vídeo explicativo de esta labor que consiste, según la descripción de un joven maragato en:

“quitarle la corteza al pino para poder resinarlo. Se deja una capa muy fina y uniforme de corteza, casi casi que llege al cambium vascular, pero sin que se llegue a él! que si no se hacen blancos! y se nos escapa la resina!!. Todo esto se hace manualmente, con una cuchilla llamada barrasco, o roñadera. Luego, se marcan los 12 cm que se pueden abrir (es decir, donde vamos a poder trabajar todo ese año), con un marcador, que suele ir unido a la roñadera. Todo esto, como no, a mano… como lo hizo la gente toda la vida, creo que no ha habido gran variación desde hace 100 años hasta hoy, o incluso más!”. Muchas gracias por la estupenda descripción Jaime!

Las condiciones climáticas de este mes de febrero no favorecen el inicio de la labor y como la campaña acaba de empezar en la granja nos lo tomamos con toda la calma que las ganas de arrancar nos permiten… y tenemos ya pre-parados los materiales y herramientas necesarios.

paisaje con pinos resineros